Cambio Climático: desafío para las empresas

Cambio climático: el nuevo desafío empresarial

“No hay Planeta B”. Esta afirmación resume a la perfección el mayor desafío al que nos enfrentamos como sociedad global: el cambio climático.

La evidencia científica es muy clara: si queremos evitar que la temperatura global del planeta aumente en 1,5 grados centígrados, debemos avanzar hacia una neutralidad climática o el desafío de lograr una emisión neutra de gases de efecto invernadero que involucre a todos los sectores productivos.

Actualmente, son muchos los compromisos adquiridos tanto por gobiernos (Acuerdo de París, Agenda 2030, Pacto Verde Europeo, etc.) como por empresas (en materia de actividad medioambiental. Sin embargo, encontramos grandes obstáculos a la hora de materializar las medidas que se desprenden de los grandes acuerdos internacionales y coordinar su ejecución.

El origen de esta problemática se encuentra en que, tanto los países como las empresas más contaminantes, son casualmente aquellas que cuentan con más herramientas para presionar en los distintos foros de negociación internacional, especialmente cuando el debate en cuestión puede tener un impacto directo en su cuenta de resultados.

En consecuencia, vemos cómo en muchos casos los mismos actores implicados y responsables de los problemas medioambientales exhiben con orgullo planes de reducción de emisiones y estrategias de RSC (Responsabilidad Social Corporativa) insuficientes e incluso vacías de contenido. En contraposición, la inacción de los agentes más contaminantes se plasma en los efectos cada vez más adversos que deben soportar las poblaciones más vulnerables.

Hablamos de regiones con una escasa capacidad de adaptación al cambio climático. Entre las razones que justifican esta falta de resiliencia, encontramos un sistema productivo basado mayoritariamente en una economía doméstica de subsistencia o la falta de condiciones meteorológicas favorables durante gran parte del año.

Si bien son muchas las tareas pendientes, no debemos olvidarnos de los riesgos derivados del cambio climático y de su impacto directo en la realidad empresarial, más concretamente, en la salud de los trabajadores. Por ello, es vital que las empresas integren en sus planes de PRL (Prevención de Riesgos Laborales) el factor climático como una de las amenazas más multidisciplinares y, por ende, peligrosas, a la que deben enfrentarse en su día a día. No es descabellado asumir, por lo tanto, la importancia capital de invertir en formación en temática de PRL en el sector empresarial como es el Máster Oficial Universitario de Prevención de Riesgos Laborales que ofrece #Promerits junto con la #UEMC (Universidad Europea Miguel de Cervantes).

El aumento de los fenómenos atmosféricos extremos (como la nevada acontecida en el interior peninsular en la primera quincena de enero), el deterioro de la calidad del aire (según un estudio del Instituto de Salud Global de Barcelona, ISGlobal, Madrid y Barcelona se encuentran a la cabeza de la lista de las más mortíferas por NO2) o la aparición de nuevas enfermedades, tienen su origen en un mismo punto: la destrucción de nuestro planeta y de su biodiversidad.

Considerando la situación de pandemia en la que nos encontramos actualmente como consecuencia de la #COVID19, debemos apostar por modelos de negocio verdes para avanzar hacia una recuperación que abandone los recursos potencialmente contaminantes y opte por estrategias basadas en la sostenibilidad como criterio determinante en el proceso de toma de decisiones. 

No podemos olvidarnos de aquellos sectores con mayores dificultades para llevar a cabo este proceso de transformación, tales como la construcción o el transporte marítimo (aspectos tratados en programas docentes como el Curso Universitario de Especialización en Comercio Internacional), en lo que serán claves la innovación tecnológica y la simbiosis público-privada para hacer de sus emisiones un elemento meramente residual.

En Promerits, somos plenamente conscientes de la necesidad de garantizar el factor de sostenibilidad en nuestro día a día como empresa. Es por esta razón por la que hemos integrado conceptos tan esenciales como la eficiencia energética o la gestión de residuos en nuestras políticas internas y de RSC.

Finalmente, como entidad de Formación Online, siempre hemos procurado trasladar a nuestro alumnado y egresados la necesidad de adoptar una actitud responsable para con nuestro planeta desde sus respectivos ámbitos profesionales, siendo prueba de ello nuestros másteres oficiales y títulos propios en PRL. En definitiva, se trata de materializar una de las máximas sobre las se rige la familia Promerits: transformar el mundo a través de la educación.

Eduardo González

Técnico de la Dirección de Comunicación, Marketing e Innovación Estratégica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar