¿Cómo ayuda la psicología a la problemática social actual?

El aporte más conocido de la psicología es el relacionado con la salud mental; psicoterapia, tratamientos individuales, familiares o de pareja, dirigidas a cualquier franja de edad. Convirtiéndose así en área objetivo para quienes optan por estudiar un Grado en Psicología, aunque la psicología es mucho más que eso.

La psicoterapia es uno de los grandes avances de siglo XX; no sufrir a solas, aprender a superar el dolor, trabajar el autoconocimiento unido a la posibilidad de cambiar para llegar a ser la mejor persona. Sin embargo, la psicología puede también hacer una importante contribución a reducir y prevenir problemas, no solo individuales, sino también de la sociedad. Existen extensas áreas que se dedican a las dimensiones sociales del ser humano, muchas veces origen de sus problemas individuales, como la psicología educacional, organizacional, psicología política, psicología social, como ejemplos más habituales.

“efecto Pigmalión”. Este efecto revela que las expectativas explícitas e implícitas de profesorado sobre alumnado influyen en el rendimiento final.

Estas disciplinas han destacado por sus notables aportes en procesos de cambio de políticas públicas, metodologías de enseñanza, campañas sociales para mejorar la vida de las personas, así como cambios en las formas de premiar a los equipos de trabajo mejorando su productividad.

Un caso ejemplar es la experiencia creada por Lorene Jacobsen y Robert Rosenthal, quienes plantearon, después de un experimento en su realidad escolar, el “efecto Pigmalión”. Este efecto revela que las expectativas explícitas e implícitas de profesorado sobre alumnado influyen en el rendimiento final.  Para su demostración convencieron a un grupo de docentes mediante test de inteligencia y personalidad, de que un grupo de alumnos con malos resultados eran brillantes en realidad. Esta aseveración generó un cambio real de expectativas y actitud de los profesores que finalmente derivaron en cambios reales en los resultados de aprendizaje de estos alumnos. Este descubrimiento ha producido enormes cambios en los modelos educativos desde los años 70, de tal calibre que una escuela actual sería casi irreconocible para alguien que cursó estudios en los años de castigos, gritos y actitud autoritaria de los antiguos profesores.

“Este experimento muestra la relevancia de la democracia y sistemas de control”

Otro aporte importante a las ciencias sociales, y especialmente a la política, es el experimento de Stanley Milgram y la obediencia a la autoridad. A principios de la década los 70 muchos países derivaron hacia distintos tipos de dictaduras, con ello comienzan las denuncias de tortura. En la década anterior el mundo había sido remecido por la publicación de Hannah Arendt: “Eichmann en Jerusalén: Un informe sobre la banalidad del mal”, donde muestra como uno de los principales responsables de la logística del holocausto se justificaba durante el juicio afirmando que solo seguía órdenes de sus superiores.

Este contexto impulsa el experimento de Milgram realizado en 1973, se proponía a personas comunes y corrientes obedecer a un profesor (Milgram) que, con la excusa de un importante experimento sobre los efectos del castigo en el aprendizaje, ordenaba a estas personas dar choques eléctricos dolorosos a un supuesto aprendiz (en realidad un actor cómplice del investigador). A pesar de los ruegos de dolor del aprendiz el 64% de las personas tendía a llevar la tortura hasta el final, su justificación; porque lo ordenaba un profesor de una universidad de prestigio. Este experimento muestra la relevancia de la democracia y sistemas de control, ya que el autoritarismo lleva a parte importante de la población a conformarse y obedecer a la autoridad, sea cual sea el resultado de la acción ordenada. Somos menos libres, responsables y éticos de lo que creemos, por ello, los espacios democráticos, abiertos, transparentes y flexibles son tan importantes para evitar la repetición de hechos tan lamentables.

La inteligencia analítica era la única forma de medir y predecir la capacidad de una persona.

La inteligencia analítica era, hasta hace pocos años, la única forma de medir y predecir la capacidad de una persona. Esto cambió cuando Howard Gardner postula en 1983 su teoría de las inteligencias múltiples, que plantea por qué personas con inteligencia analítica media o incluso baja, pueden desempeñar ciertas tareas de forma excepcional. El planteamiento es que un atleta, un músico, un poeta, un monje, pueden desempeñar tareas no analíticas, como las expresivas, comprensivas, la agilidad muscular o la percepción musical de formas mucho más eficientes y admirables que personas muy inteligentes. Si nos quedamos solo con la inteligencia analítica perdemos la evaluación de esas otras capacidades, por ello Gardner establece esta variedad de inteligencias que pueden ser medidas y observadas sin problemas. Desde entonces han aparecido gran cantidad de test, entrevistas y experimentos que estudian esas otras habilidades y permiten valorar capacidades distintas a la lógica muy demandadas en las organizaciones, los trabajos, las profesiones, que permiten un desarrollo de mayores potenciales en los seres humanos.

Hay un largo listado de experimentos y teorías que han transformado la sociedad moderna gracias a los aportes de la psicología en campos ajenos a la salud y que apuntan a mejorar nuestra forma de vida hasta conseguir un estado de bienestar. Por todo ello reiteramos que la psicología es mucho más que terapia.

 

Por Ricardo Zúñiga

Es psicólogo y doctor en psicología social, ha ejercido como docente en universidades presenciales y online, públicas y privadas de Chile y España por más de 20 años. Actualmente es docente y asesor de alumnos online en Promerits y en la UEMC, además de profesor asociado de la UMC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar