¿Cómo mejorar mi productividad en el estudio?

Cuando inicias tu jornada de estudio: ¿siempre alcanzas el grado de concentración propuesto? Es probable que algunos días consigas exprimir tus horas e incorporar nuevos conocimientos y otros, en cambio, terminen siendo tiempo perdido.

Esto tiene que ver con la productividad del tiempo de estudio.  Hoy te contamos cómo mejorar la productividad para que cada minuto dedicado a estudiar sea útil y te cunda.

Cómo mejorar mi productividad en el estudio

Trucos para mejorar la productividad mientras estudiamos

1 Programa

Empieza a una hora y acaba a otra que hayas decidido desde el inicio, eso te dará una visión de todo lo que tienes que hacer en un tiempo determinado.

2 Constancia

Sé constante, de nada sirve darse un maratón a última hora, los nervios pueden traicionarte y será difícil que puedas aprender todo lo que necesitas poco tiempo. ¡Mejor repartirlo en diversos días y darte el natural tiempo para aprender!

3 Planifica

Una recomendación muy básica -pero que muchos estudiantes no aplican- es la planificación de tu día. Marca tus tareas y objetivos, realiza una lista de todo aquello que quieres conseguir. Un buen momento es decidirlo la noche anterior.

4 Gestiona las interrupciones

Planifica tus interrupciones, es decir, añade en tu lista todos aquellos momentos en los que seguramente te vayan a interrumpir o tengas que parar por cuestiones obvias como comidas o descansos. Si tienes una llamada o visita importante también puedes incluirla en tu lista, aprende de tu experiencia diaria y piensa si puedes limitar estas interrupciones, como por ejemplo mensajes de texto de amigos o familia.

Existen algunas interrupciones que se pueden posponer, como por ejemplo el uso de redes sociales o contestar mensajes que no sean urgentes. Si consideras que tu fuerza de voluntad no es la suficiente para evitar caer en la tentación, prueba utilizar alguna app que interrumpa el uso de internet en algunos momentos puntuales.

5 Prioriza

Si te planteas un día sin casi interrupciones, sé ambicioso, plantea una lista de tareas suficientemente larga como para que te ocupe todo el tiempo disponible. Ordena las tareas desde las más difíciles a las más ligeras según tu consideración. Si tienes una materia más compleja o que se te atraganta, ponla al principio del día y deja para el final aquello que te es más fácil o te divierte. Tu foco te ayudará a completar las tareas que menos te gustan cuando estás más fresco y las más sencillas en un momento de atención más limitada.

6 Plan de contingencia

Si por el contrario esperas un día lleno de interrupciones planea un plan de contingencia: ¿qué va a suceder con todas esas tareas que no puedes completar? Y sobre todo sé realista sobre lo que planificas que podrás estudiar en un día de muchas interrupciones. Durante el tiempo que estés sentado esfuérzate en tener el foco puesto únicamente en las tareas de estudio y trabajos de la universidad, a pesar de todos los parones verás que te sientes satisfecho de tu trabajo al acabar.

7 Manten tu espacio ordenando

Mantén tu espacio de trabajo ordenado, no hay nada que desordene la mente mientras tratamos de estudiar que mesas llenas de papeles, sin una lógica y con demasiados montones en todos los lados. Si te sientas en un espacio en blanco, verás que la concentración es mucho más sencilla.

8 Elige tu espacio de estudio

Elige un buen lugar para estudiar, no es lo mismo hacerlo en una habitación en soledad y con luz natural que en una cafetería llena de gente y con mucho movimiento. Si sabes que te distraes con facilidad, elige lugares donde las distracciones sean complicadas.

Por último, sé consciente de tu propio ritmo vital para gestionar el tiempo de estudio. Si el momento no es el adecuado, ¡seguramente la mejor opción será dejar el estudio para el día siguiente!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *