Cómo reducir el estrés cuando estudias desde casa

Los jóvenes deberían tener todo para ser felices, sin embargo es una de las generaciones que más estrés experimenta por múltiples razones.

Hoy vamos hablar sobre cómo reducir el estrés cuando estudias desde casa, una serie de recomendaciones para afrontar esas situaciones puntuales que responden a nuestra necesidad de adaptarnos al entorno y que suele provocar trastornos físicos y mentales.

¿Por qué se estresa el estudiante?

 

El cuerpo humano ha aprendido a responder antes situaciones que percibe como amenazantes y genera respuestas automáticas movilizando recursos mentales y físicos para hacerles frente.

Los estudiantes hacen verdaderos malabares para llegar con los trabajos en la universidad, cumplir con todas las responsabilidades y participar en las aulas virtuales. Intentar manejar todas las cosas al mismo tiempo puede llegar a ser abrumador.

Efectos: los niveles altos de estrés o estrés crónico pueden interferir con la capacidad de un estudiante para aprender, memorizar y obtener buenas calificaciones.

La buena noticia es que no todo el estrés es negativo: en bajas dosis nos puede ayudar a superar situaciones complicadas y afrontarlas con éxito.

Cómo reducir el estrés cuando estudias desde casa

Existen muchos modos de reducir los trastornos de ansiedad, algunos realmente fáciles y efectivos. Esta es nuestra selección:

1 Mueve tu cuerpo

Sí, levántate de tu escritorio, respira profundamente, estírate, sal a caminar. Hacer ejercicio es una de las mejores maneras de reducir el estrés. La actividad física estimula la circulación, aumentando la cantidad de sangre y oxígeno que fluye hacia el cerebro y libera endorfinas, que nos ayudan a sentirnos bien. Esto facilita la concentración y nos hace más efectivo en los estudios.

2 Alimenta tu cuerpo y mente

Si en etapas de agotamiento y ansiedad sumamos una alimentación deficiente, aparecen síntomas de malhumor e irritabilidad.

Los especialistas coinciden en que priorizar ingredientes frescos a una dieta variada y saludable ayudará a incorporar vitaminas para reforzar el sistema inmunitario, que puede ayudar con el estrés. Incluso cocinar puede ser resultar terapéutico.

3 Mindfulness y Meditación

La meditación tiene la capacidad de mejorar la calidad de vida de las personas y se ha convertido en uno de los métodos más eficientes para luchar contra la ansiedad y el estrés. Junto con la técnica mindfulness se ha convertido en una de prácticas más reconocidas para ayudar a la denominada autosanación.

4 Escuchar música

Los efectos de la música pueden ayudar a mejorar el estado de ánimo. Algunos estilos musicales generan un efecto calmante de la mente y la liberan del estrés.
Un estudio realizado por Mindlab identificó “la canción más relajante que haya existido”. Se trata de “Weightless” de Marconi Union.

5 Pon una mascota en tu vida

Diversos estudios revelan que la relación afectiva que entablamos con una mascota ayuda a reducir el estrés y la ansiedad. Bien los saben en la Universidad de Commenwealth de Virginia (VCU) que pusieron en marcha el programa Paws for Stress (patas por estrés) donde los estudiantes pudieron jugar y acariciar con perros como terapia durante la época de exámenes. Además, cuidar a una mascota genera un sentimiento de autosuficiencia y seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar