6 Errores a evitar en un currículum

Actualmente sabemos que un reclutador o Responsable de Recursos Humanos puede dedicarle no más de 6 segundos a la primera lectura de un currículo.

Lo que suele suceder es que la cantidad de candidatos es tan alta que resulta complicado prestar atención a los detalles. Por ejemplo, al departamento de Recursos Humanos de Google llegan más de 3 millones de currículos al año… ¡Imposible leerlo todo!

Sólo 6 segundos. Eso implica que toda nuestra energía debe estar posicionada en hacer que en esos pocos segundos captemos la atención de nuestro posible empleado.

Pero… ¿Cómo ser capaces de captar toda la atención en ese poco tiempo? ¡Sencillo! ¡No cometas los errores más típicos en este tipo de presentación a las empresas! Si la mayoría de tu competencia los comete, y por desgracia sigue siendo así, será más sencillo destacar.

Por eso hoy te vamos a mostrar los errores más comunes y que debes evitar en tu currículo.

Errores a evitar en un currículum

 

1. Explicar qué has hecho en cada trabajo en vez de contar qué conseguiste.

Parece una obviedad pero muy poca gente explica los logros de las tareas que se le encomendaron y solo lista aquello que se esperaba de él o ella en ese puesto, por tanto no se diferencian de su competencia.

Una buena idea sería siempre que sea posible cuantificar estos logros en función a aquellas keywords que la industria utiliza y que los reclutadores están buscando. Por ejemplo si te has dedicado al diseño de campañas publicitarias has sido capaz de aumentar las ventas con una campaña en el medio digital podría ser una buena idea incluir el porcentaje de aumento y tu contribución.

2. Faltas de ortografía y errores tipográficos.

Aunque parezca increíble es algo que sigue sucediendo a día de hoy y que suele dejar en el montón de “no llamar” a muchos candidatos. Sabemos que editar este tipo de textos puede ser un poco complejo, así que el mejor consejo es que imprimas el currículo y que corrijas desde el papel, un modo de visualizar mejor las faltas de ortografía o los errores tipográficos. Otro buen consejo es que cuando lo tengas todo listo lo dejes a alguien de confianza para que lo relea.

3. Incluir experiencia irrelevante para ese puesto de trabajo

Este error sigue siendo un clásico en perfiles juniors que rellenan su historial de trabajo con puestos que no tienen nada que ver con lo que se solicita en la oferta. Sino tienes experiencia en el puesto podría ser interesante explicar qué aprendiste de puestos muy diferentes al que te solicitan pero que se podrían aplicar. Por ejemplo si fuiste camarero durante un verano de estudiante tal vez aprendiste a dirigir equipos o gestionar personas y puede tener mucho valor para otro puesto de trabajo.

4. No incluir tu experiencia de voluntario o becario

Muchas veces estas experiencias vitales se incluyen al final del currículo dejándolas absolutamente relegadas, y es un error grande ya que pueden apoyar tu candidatura al puesto desde dos puntos de vista. Por un lado, si hiciste de voluntario en una ONG y esa ONG se alinea en valores con la empresa a la que aplicas tendrás más fácil que te seleccionen y por otro lado, seguramente adquiriste formación y experiencia que es trasladable al puesto al que aplicas.

5. Seguir las reglas de diseño marcadas

Si utilizas el tamaño de letra más recomendable, la tipografía más leíble y utilizas cada uno de los puntos como todo el mundo… ¡No te diferencias! No hace falta ponerse extremadamente creativo si aplicas a un puesto en el que la creatividad no tiene un peso específico pero trata de sacar del “aburrimiento” al reclutador ofreciéndole un currículo que tiene un añadido a los más comunes.

6. Usar el mismo currículo para diversas ofertas de trabajo

Es interesante desarrollar una plantilla general para ahorrar tiempo en cada candidatura a un puesto de trabajo, pero lo ideal sería poder hacer pequeñas adaptaciones según lo que se demande en la oferta. Puedes tener un currículo general y extraer o incluir pequeños extractos en función al puesto al que quieras aplicar, ahorrando tiempo y personalizando a la vez.

Sobre todo tienes que transmitir las capacidades y conocimientos que has ido adquiriendo y cómo estos son aplicables para el nuevo puesto. ¡Suerte, pronto conseguirás el puesto de trabajo deseado!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar