Lo que deberías saber antes de subir a un ascensor

Hasta bien entrado el siglo XX casi cualquier trabajo representaba un peligro para la salud. Te contamos qué puede aportar un técnico en prevención de riesgos laborales a la seguridad para el crecimiento de las empresas y la increíble historia de cómo un inventor llamado Otis se jugó la vida. 

Cuando subir a un ascensor era pura adrenalina

Existen ideas sencillas que cualquiera podría imaginar. Pero no. La brillantez pasa por dar solución a un problema con un simple recurso. Piensa en el velcro, la cremallera o el clip sujetador de folios. Todos elementos que nos han cambiado la vida y que utilizamos a diario sin pensar en que hubo alguien detrás de la idea.
El ascensor entra en la categoría de creaciones indispensables para nuestra vida urbana. Es posible que la historia del desarrollo de las ciudades verticales fuera distinta sin la iniciativa de un inventor que arriesgó su vida para demostrar la seguridad de su creador.

post13

Pongámonos en antecedentes. Hubo un tiempo, a mediados del siglo XIX, en que moverse en ascensor era una actividad de riesgo por las caídas frecuentes.

Hasta que en año 1854 en la Exposición Mundial de Nueva York, un ingeniero asombró a una multitud con una gran puesta en escena en la que arriesgó su vida.
Los testigos de la época vieron como el inventor estadounidense Otis ordenó que cortaran la única cuerda que sujetaba la plataforma elevada sobre la que él mismo se encontraba subido. Cayó algunos centímetros y el soporte se detuvo.
El freno de seguridad revolucionario resultó un éxito que marcó el comienzo de la industria del ascensor y permitió el rápido crecimiento de lo edificios.
Sí, la historia podría ser diferente si en aquella época su temerario acto hubiese contado con un experto con formación en prevención de riesgos laborales.

¿Y si Otis hubiese contado con formación en Prevención de Riesgos Laborales?

Los elevadores existirían, ¡por supuesto! Aunque quizá la temeridad de Otis hubiese contado con muchos elementos de seguridad en su camino al éxito que aportasen garantías a su experiencia.
Un técnico en Prevención de Riesgos Laborales (PRL) se anticipa a los acciones que representan un peligro para la salud. Planifica y ejecuta medidas preventivas con protocolos de actuación frente a los riesgos de una tarea.

En el caso de Otis, nuestro técnico hubiera identificado los posibles contratiempos que ponen en duda el éxito de su proyecto en base a su experiencia y a los datos objetivos.
Reconoce, evalúa y clasifica los peligros para desarrollar una respuesta adecuada sin obstaculizar el avance del trabajo. Allí radica su capacidad de implementar acciones que eliminan amenazas y permitan la evolución en el trabajo.

Nuestro especialista con formación en prevención de riesgos laborales se preguntaría: ¿qué puedo hacer para reducir la probabilidad de ese riesgo? y ¿qué se puede hacer para prevenir el riesgo, si se materializa?
Gestiona la posibilidad de que algo suceda con el desarrollo de un plan de contingencia que reduce la posibilidad de un accidente.
Hoy, a diferencia del siglo XIX, todas las empresas tienen que evaluar los riesgos y realizar un Plan de Prevención.
Un técnico de prevención identifica los peligros de un lugar de trabajo, evalúa los riesgos asociados a los mismos y propone las medidas preventivas adecuadas para evitar o reducir los riesgos.

Las empresas pequeñas también cuentan con especialistas en PRL

En empresas de tamaño reducido con riesgos mínimos, el propio empresario puede efectuar las actividades de seguridad, o puede designar a algún trabajador para que las realice o para que coordine el concierto realizado con un Servicio de Prevención Ajeno. En todo caso, lo importante es contar con la formación en Prevención de Riesgos Laborales que aporte el grado de certidumbre imprescindible para generar un ambiente saludable en el trabajo y, como consiguiente, hacer que la empresa crezca.
A Otis le debemos mucho más que el ascensor. ¿Qué hubiera sido del elevator speach en estos tiempos sin su iniciativa?

 

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar