El futuro del empleo: la filosofía del “working happy”

Cada vez que se habla de futuro y empleo aparecen conceptos como Inteligencia Artificial, Industria 4.0 y otros aspectos de la tecnología que parece que tengan que hacer nuestra vida profesional cada vez menos atractiva y en muchos casos en peligro.

Cada vez son más las voces que relacionan el futuro del empleo ya no solo con una buena formación, sino con la felicidad y la autorrealización.

La filosofía “working happy”

Desde hace ya más de una década los programas de RSC dedican cada vez más recursos a generar bienestar dentro de las propias empresas, incluso macrogigantes tecnológicos como Google permiten a sus empleados dedicar un porcentaje del tiempo de trabajo a sus propios proyectos, que luego podrán o no incorporar a la empresa, pero ¿por qué hacen esto las empresas? ¡Sencillo! Un empleado feliz rinde más y mejor, es por eso que cultivar un ambiente donde la felicidad y la autorealización del empleado sean un atractivo genera beneficios no solo para el trabajador sino para la empresa.

De hecho muchos empresarios nos hablan también de esa necesidad, por un lado porque mejora su cuenta de resultados y por otro porque atrae y fideliza al mejor talento.

Caminamos hacia una evolución del currículum tal y como lo conocemos. Aunque la formación sigue siendo fudamental, ganan peso en las organizaciones la capacidad de convivencia, fortalezas, intereses y posibilidades de cada miembro.

En una sociedad cambiante con modelos de trabajo que necesitan de talentos en contínuo  aprendizaje, para los reclutadores existe un valor determinante que no se puede incluir en el currículo tradicional: la actitud.

Una nueva organización empresarial

Esta nueva organización empresarial basada en la felicidad, comporta también una organización del trabajo diferente, sin cargos tradicionales y más vinculada a las fortalezas e intereses de cada trabajador en cada momento: facilitar los cambios y transiciones dentro de las propias empresas y a su vez estos cambios internos facilitan lo que ya se conoce como intraemprendeduría, es decir, emprender dentro de una empresa, facilitando la iniciativa y la proactividad de cada miembro del equipo y ajustando los beneficios tanto salariales como emocionales a los objetivos empresariales.

Es por eso que ya existe la tendencia en iniciar la contratación a modo freelance y poder pasar, si el trabajador así lo desea, a la plantilla de la empresa. La flexibilidad hace que la adaptación y comprensión de si la empresa está hecha para el trabajador y viceversa sea más suave y tranquila.

Una breve recopilación de la selección de personal basada en la felicidad y potencialidad del trabajador:

  • La empresa es más productiva porque sus miembros lo son.
  • Existe menos absentismo laboral y mayor retención del talento.
  • Fluye la creatividad.
  • Se reducen los malentendidos, el estrés y se crea un compañerismo real.
  • El el capital psicológico y humano no se puede copiar, por tanto podemos ser más potentes que nuestra competencia.

¡Y con los millenials ya integrados y adaptados al mundo laboral esta tendencia no va a dejar de crecer! Esta generación valora mucho su libertad y su compromiso a proyectos que los respetan, por eso, quienes aspiren a conseguir un negocio de éxito, valorarán cada vez más el currículum basado en la felicidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar