¿Qué es el Team Building y cuáles son sus principales objetivos?

Un punto interesante de los estudios universitarios pasa por la oportunidad de desarrollar tus habilidades de trabajo en grupo. Si bien es un modo eficaz y más divertido de aprender, también resulta relevante para tu futuro laboral.

Complementar tu formación en un grupo favorece el desarrollo de habilidades como la comunicación, la organización, la cooperación, el liderazgo o la delegación, valiosas cualidades muy apreciadas una vez hayas acabado tus estudios universitarios.

No es ningún secreto que durante los último años el trabajo en equipo ha resultado imprescindible para las empresas como un excelente modo de fortalecer la cohesión del grupo y mejorar la comunicación.

En efecto, el Team Building puede tener muchas otras ventajas. Los métodos utilizados en la formación de equipos lo convierten en una herramienta útil para la empresa.

Sin embargo, a pesar de su efectividad, el concepto de trabajo en equipo sigue siendo extraño para muchas personas. Veamos qué es el Team Building y cuáles son su principales objetivos.

¿Qué es el Team Building? Cómo mejora el trabajo en equipo

La formación de equipos es el proceso de convertir a un grupo de empleados individuales en un equipo colaborativo y cohesivo.

En general, siempre que un grupo de personas trabajan juntos siguiendo un propósito común, se convierten en un equipo.

Cuando las personas trabajan solo hacia sus propios objetivos, se hace imposible ser productivos y competir con organizaciones que están más enfocadas en las metas. Esto significa que una comunicación clara y objetivos consistentes son esenciales para la formación de un equipo.

Ahora bien, que exista la unión de personas en busca de un objetivo común ¿significa que sean efectivos, exitosos o productivos? La pregunta más importante a responder es: ¿qué es un buen equipo y qué se necesita para crearlo?

La base de un buen trabajo en equipo es tener un compromiso compartido con objetivos comunes. Por ello resulta fundamental:

  • Aclarar los objetivos del grupo y fomentar el compromiso con esos objetivos.
  •  Identificar cualquier inconveniente que obstaculice que el equipo alcance sus objetivos, y eliminarlos o contenerlos.
  • Establecer los caminos que faciliten alcanzar los objetivos a un nivel más alto y a mayor rendimiento.

Sin estas premisas, todas las demás formas de trabajo en equipo tendrán un impacto limitado.

4 Pasos esenciales para el desarrollo de Team Building

1. Fijación de objetivos:

El primer paso es definir con claridad los objetivos del grupo. Estas metas y objetivos establecidos por usted y su equipo deben ser “metas SMART“: específicas, mensurables, alcanzables, realistas y oportunas. En general, siempre debe recordar que el propósito de este establecimiento de metas es dar a todos un sentido de propiedad y propósito.

Cuando cada miembro de un equipo tiene un sentido de propósito y una manera de medir su desempeño, se sienten más motivados y comprometidos. Importante: evitar abrumar al equipo con metas inalcanzables en plazos irrazonables.

2. Aclaración de funciones

Cada uno de los miembros del equipo necesita conocer sus propios roles y los de sus compañeros, en general alineados con sus habilidades y personalidades. También se necesita establecer con claridad las expectativas para que cada miembro sepa exactamente qué esperar. Esto ayuda a reducir la ambigüedad y a aumentar la importancia de tener roles y estructura.

3. Resolución de problemas

Este punto ayuda a los miembros del equipo a resolver todos los problemas actuales y prever los futuros, y mejorará el pensamiento crítico. ¿Cómo lograrlo? Involucrándolos en la planificación de la acción para que cada uno sepa qué posibles inconvenientes necesitarán ser resueltos y en qué etapas. Otra instancia supone mejorar la comunicación para que cada miembro se siente libre de compartir sus ideas sobre soluciones, permitiendo así una resolución más rápida y eficaz.

4. Relaciones interpersonales

Es posiblemente el enfoque más importante porque enfatiza el aumento de las habilidades de trabajo en equipo, tales como recibir y dar apoyo, comunicación y compartir.
A la vez, la reducción de los conflictos interpersonales supone que los equipos sean más eficaces y permite un mejor encaje de todos los otros puntos del Team Building.

En conclusión, el recurso del Team Building, que ha ido ganando popularidad desde la década de 1990, sigue siendo muy atractivo para reforzar la cohesión del equipo y sigue adaptándose perfectamente a los principales problemas actuales del mundo del trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar